No recuerdo la primera vez que cogí una cámara de fotos, creo que me la regaló mi padre y yo aún no sabía ni leer, pero qué importaba, la cámara se encargaría de escribirlo todo”.

Conciertos

La fotografía de conciertos puede ser casi tan imprevisible como la de deportes. Dos horas de partido y en unos segundos de despiste te puedes perder el único gol.


 

VIAJES

Desde que fuí a Mongolia en 2011 los grandes viajes me marcaron la manera de hacer fotografías. Es también cuando me di cuenta que para poder hacer determinado tipo de fotos no vale con ser fotógrafo, tienes que coger la maleta, el equipo y largarte hasta allí.


 

Historias

En cada lugar siempre hay algo que contar, desde el viaje al sitio más remoto hasta la boda de un amigo en la ermita de un pueblo, pero no siempre lo interesante está donde mira todo el mundo.


 

Contacto

Bicicletas. Beijin 2011.